Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Oyogu-Oyogu No Mi
Sáb Abr 04, 2015 11:45 pm por JorGGe

» Cerberus Project [ Gay / Slash / Yaoi Amo x Esclavo ]-Normal-Confirmación
Dom Ene 18, 2015 5:54 pm por Invitado

» One Piece Legacy (Normal) [Confirmación].
Sáb Dic 20, 2014 2:58 am por Mad Hatter

» ABC de Anime~
Sáb Dic 20, 2014 2:54 am por Mad Hatter

» Petición de Nivel
Dom Dic 14, 2014 8:13 pm por Haruka

» [Presente/Dúo] Luego del Escape - Devuelta al Reino?!?
Jue Dic 11, 2014 2:14 am por White Winters

» [JUEGO] Pide un deseo y arruina el de arriba
Vie Dic 05, 2014 6:00 pm por White Winters

» Comparte esa canción
Vie Dic 05, 2014 5:58 pm por White Winters

» hola? o.o
Jue Dic 04, 2014 2:13 pm por Miyuki

» Ficha Raxiel
Miér Dic 03, 2014 9:22 pm por Henry Reed

» Peticion de comunicacion
Mar Dic 02, 2014 11:45 am por Henry Reed

» [Pasado/Dúo] Stray cats
Mar Dic 02, 2014 5:01 am por Miyuki

» [Presente/Pelea]
Sáb Nov 29, 2014 7:43 pm por Henry Reed

» [Presente/Dúo] Mt. Corvo - Escape y Refugio
Sáb Nov 29, 2014 12:49 pm por Black D. Touya

» [Pasado/Dúo]Negro sobre blanco
Vie Nov 28, 2014 4:43 pm por Hyppolite Brown

¿Quién está en línea?
En total hay 3 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 3 Invitados

Ninguno

La mayor cantidad de usuarios en línea fue 30 el Dom Nov 09, 2014 9:27 pm.
Afiliaciones
Crear foroEl ultimo cosmosCrear foroOne Piece Legacy

[Pasado/Dúo]Negro sobre blanco

Ir abajo

[Pasado/Dúo]Negro sobre blanco

Mensaje por Hyppolite Brown el Jue Nov 20, 2014 6:13 pm

No terminaban más. Hacía poco habían llegado a la base, no solo nuevos reclutas, sino que Marines que venían de otras bases, para hacer ejercicios de práctica. Lo único que lograba eso era que todos tuviesemos que trabajar el doble y que el capitan Ripper se pusiese más nervioso. Pareció estallar por los aires cuando llegó a sus oídos el rumor de que, en la comitiva, era posible que llegase un comodoro.

Afortunadamente, los oficiales y tenientes estaban en una reunión, concilio, seminario o lo que fuese, asi que, una vez hubo terminado sus quehaceres, ordenado sus pertenencias y finalizado todo tipo de deber, podía relajarse.

Desde la terraza de la base de la 153era rama de la Marina, todos se veían como hormiguitas, abajo, mientras hacían sus maniobras. En ese momento se lamentó que Baboo no pudiese estar con él. Por suerte, logró convencer a sus superiores que lo dejaran quedarse en su camarote y no lo mandaran a la perrera. Ya tendría él su chaqueta y ordenaría que Baboo pudiese pasear a su lado todo lo que quisiese.

Todo el resto de su unidad se había quedado en pisos inferiores. Le habían dicho que iba a estar de paso en esa base, que era sólo una estadía provisoria hasta que lo enviasen a su puesto estacionario. Pero los meses parecían pasar y no había recibido ninguna notificación. Por el momento, había robado algo de leberwurst y una hogaza de pan del comedor y tenía decidido comerlo, antes de que cayera el sol.

A su espalda se abrió una puerta. De la abertura salió una muchacha con uniforme marino. Me paré como un resorte, tratando de disimular el botín, y saludé. Al darme cuenta que no pertenecía a un rango superior, me relajé un poco. "Hyppolite Brown a su servicio, señorita", dije, tratando de que no notara que casi me agarra con las manos en la masa. "En que puedo servirle?"
avatar
Hyppolite Brown
Recluta
Recluta

Mensajes : 27
Fecha de inscripción : 18/11/2014

Hoja de personaje
Profesión:
Clase:
Especializaciones:

Volver arriba Ir abajo

Re: [Pasado/Dúo]Negro sobre blanco

Mensaje por Nina Luitgard el Jue Nov 20, 2014 7:15 pm

Ya llevaba varios meses enrolada, pero a excepción de uno que otro incidente Nina no había participado en ningún evento que se pudiese decir que haya cambiado el mundo para mejor, al menos no en la escala que ella deseaba. Habiendo hecho las paces con las cartas que la vida le había jugado y, más importante aún, después de haber encontrado la motivación como para convertirse en uno de los agentes de la justicia no podía evitar sentirse desmoralizada ante sus incapacidades. Si quería disponer de los medios suficientes para que sus acciones hicieran la diferencia, entonces probablemente debería concentrarse de momento en ascender de rango.
Haa… —. Un pequeño suspiro se escapó de sus labios mientras se encorvaba ligeramente, como si el peso de sus pensamientos intentara aplastarla. Su mano derecha se hizo rumbo hacia el bolsillo donde tenía sus cigarrillos, encendió uno y tras tomar una gran bocanada de humo volvió a erguirse, observando hacia el techo del cuartel.— Que vista más aburrida… —. Fumar siempre le ayudaba a poner sus pensamientos en orden, pero hoy se sentía un tanto más desmotivada de lo normal por lo que decidió subir hasta la azotea para tomar algo de aire fresco y de paso tener una panorámica del lugar que sería su hogar durante las siguientes semanas.

Era bastante normal que los reclutas fuesen movidos a través de las bases, como ejercicios de entrenamiento y demás aunque este no era ese caso. Uno de los cocineros había sufrido un accidente debido a negligencia y Nina había sido designada como reemplazo provisorio hasta poder llenar el vacío que éste había dejado.
Sentirse como un peón en un tablero no era lo único que le agobiaba, el haber sido separada de los amigos que había hecho de vuelta en Loguetown estaba resultando ser una experiencia mucho más desagradable de lo que esperaba. Nada la habría animado más ahora que tener una ceremonia de té con Haruka o compartir un bol de ramen con Henry.

Sus pensamientos llegaron a un alto al mismo tiempo que las escaleras llegaron a su fin, frente a ella se encontraba la puerta hacia la azotea del cuartel. Le dio un pequeño empujón y esta se abrió con un chirrido, la luz naranja del atardecer invadió su visión.
¿Hm? —. Para el desdén de Nina, el lugar que había designado para estar a solas y pensar ya se encontraba ocupado. El hombre algo corpulento que allí se encontraba se puso de pie de un salto como si fuese un niño al que acababan de llamarle la atención y se introdujo de una manera suficientemente cordial.
La mujer normalmente era muy amigable y energética más hoy no se encontraba de humor para tratar con gente, en especial desconocidos. Aún así, no sentía ánimos para buscar otro lugar y no tenía ningún derecho a forzar a aquél sujeto a dejarla sola.— Nina Luitgard, espero que no te moleste que fume —. Luego de responder la introducción y sin esperar por otra respuesta, se abrió paso a través del umbral y se sentó de espaldas hacia la barandilla de la azotea, manteniendo una buena distancia del hombre aunque aún permaneciendo en rango para mantener una conversación.
Parecía que una situación de silencio incómodo se avecinaría, pero tras tomar otra probada de su cigarrillo la mujer volvió a romper el silencio hablando de una forma desinteresada.— Por cierto, a partir de mañana estaré temporalmente a cargo de la cocina. Espero que los embutidos no se extravíen durante mi estadía —.
avatar
Nina Luitgard
Recluta
Recluta

Mensajes : 68
Fecha de inscripción : 01/11/2014
Edad : 29

Hoja de personaje
Profesión: Cocinero
Clase: Arma Blanca
Especializaciones:

Volver arriba Ir abajo

Re: [Pasado/Dúo]Negro sobre blanco

Mensaje por Hyppolite Brown el Jue Nov 20, 2014 8:01 pm

Y justo cuando pensaba que iba a tener un rato tranquilo. Sin embargo, el fastidio comenzó a marmolarse con interés. Sin lugar a dudas, era toda una obra de arte, esta chica. Parecía una gacela, lánguida. Una gacela albina, claro. Sus extremidades, largas pero de buen tono muscular, se movían al compás de sus pasos, como si tuvieran todo movimiento posterior calculado, como dibujando con sus articulaciones en el aire.

Era bonita, si. Estuvo a punto de hacer referencia a eso, impulso instantáneamente reprimido al ver la cara de pocos amigos que tenía. No parecía estar contenta. Ni de estar aquí, ni de que yo mismo estuviera aquí arriba... Demonios, parecía no estar contenta con toda la situación que le tocaba vivir. Eso sí, se movía con una confianza y comodidad pasmosa. Eso le llamó la atención. Las terrazas o azoteas no son lugares muy concurridos, y menos que menos, suponía, por recién llegados.

Entró con un cigarro en la boca y lo fumaba como mecánicamente. Se preguntó cuantos fumaría por día. La Marina no prohibía necesariamente el fumar tabaco, pero la mayoría de los reclutas decidía que por los problemas que conllevaba, era una afición que mientras más rápido se dejase, mejor. Tuvo la certeza que ese cuestionamiento nunca se pasó por la cabeza de la señorita que tenía frente a sí. Mientras pensaba esto, recordó que debería responder a lo que le dijo acerca del hecho de estar fumando, pero, antes de poder hacerlo, ella le dio la espalda y fue a sentarse un par de metros más allá, en un pequeño saliente del barandal de la azotea. Tiró su cabeza para atrás para exhalar una bocanada de humo, mientras se acomodaba, y súbitamente, pareció mucho más larga que lo que era de pie. Sus piernas se extendieron, en su relajarse. Su cuello, combándose por el peso de la cabeza laxa. Antes de seguir ese tren de pensamiento, Hyppolite decidió volver a su tentempié, pensando en esconderlo un poco más. Podía traerle problemas.

"Por cierto, a partir de mañana estaré temporalmente a cargo de la cocina. Espero que los embutidos no se extravíen durante mi estadía". Demonios. Podría estar mucho más complicado de lo que esperaba. Si ella decía una sola palabra al respecto, podría crearle un problema que no andaba necesitando en ese momento. Esperando haber decodificado exitosamente su talante, respondió nerviosamente "Ehh, no, claro. No tendrían por qué extraviarse. Pero si pudieses prometerme que hablarás con el Jefe de Cocina para que en alguna de las comidas nos sirvan salchicha alemana, podría aseverartelo con total seguridad, jajaja!". Rogó que entendiese que era un chiste y que no fuera el típico Marine obsecuente de los superiores y trepador. Lo tenía en sus manos. Podría hacer una prueba para constatarlo, y sacando el leber y el pan de bajo su asiento, decirle: "Bueno, ya que me descubriste... Pensaba comerme esto solo, pero debería alcanzar sin problema para dos"
avatar
Hyppolite Brown
Recluta
Recluta

Mensajes : 27
Fecha de inscripción : 18/11/2014

Hoja de personaje
Profesión:
Clase:
Especializaciones:

Volver arriba Ir abajo

Re: [Pasado/Dúo]Negro sobre blanco

Mensaje por Nina Luitgard el Jue Nov 20, 2014 9:30 pm

La mujer no pudo evitar sonreír levemente ante el pésimo chiste de su compañero en armas, tras lo cual su rostro se serenó un poco. Tal y como decían, al tocar fondo uno solo podía dirigirse hacia arriba.— Veré qué puedo hacer —. Entonces los orbes rojos de Nina se posaron fijamente sobre el tal Hyppolite y lo examinaron detenidamente de arriba a abajo. Inmediatamente uno de sus dedos blancos apuntó hacia la zona de la barriga del susodicho.— Aunque creo que te sentaría mejor una comida más balanceada —.
La nube negra rodeándola había comenzado a disiparse, quizás encontrarse con alguien había sido lo mejor, el sujeto parecía bastante agradable y charlar con alguien probablemente haría un trabajo mejor en animarla que sentarse a ahogarse en sus propias penas.

Viendo que había sido atrapado, Hyppolite ofreció compartir parte de su botín con ella. Aunque Nina no solía decir que no a una comida gratis, el hombre corpulento parecía triste al verse obligado a dejar ir parte de su bocadillo. De ninguna manera podría disfrutar de la comida con ese peso en su conciencia. La mano que había estado apuntando a su corpulento compañero se abrió en forma de palma y se agitó de lado a lado en gesto de negación.— Tranquilo, todo está bien mientras no lo vuelvas a hacer —.

El cigarrillo se había consumido casi por completo mientras conversaban, Nina tomó la colilla y la extinguió completamente en el suelo y acto seguido se puso de pie de un brinco. Con su mano izquierda apoyada en su cintura y su índice derecho apuntando hacia arriba hizo oír su idea en un tono algo pícaro.— Aunque pensándolo mejor, podrías invitarme a tomar algo para asegurar mi silencio. Sí, creo que se me antoja una jarra de cerveza —. Una sonrisa manipuladora que no daba lugar a objeciones se dibujo de oreja a oreja en el rostro de la joven marine. Como recién llegada no tenía opción más que depender de su anfitrión, quien ahora debía ofrecer su respuesta.
avatar
Nina Luitgard
Recluta
Recluta

Mensajes : 68
Fecha de inscripción : 01/11/2014
Edad : 29

Hoja de personaje
Profesión: Cocinero
Clase: Arma Blanca
Especializaciones:

Volver arriba Ir abajo

Re: [Pasado/Dúo]Negro sobre blanco

Mensaje por Hyppolite Brown el Jue Nov 20, 2014 10:36 pm

Suspirando por dentro, Hippo se alivió de haber escapado de una situación peliaguda. Había comprendido fehacientemente el humor de la esbelta marine. Iba a seguir comentando acerca de cómo esperaba que su llegada a la cocina hiciera un cambio para mejor, de cómo le habían hablado maravillas de la cocina de la Marina pero que un poco más del 50% de los platos eran guisos y de que como un poco más de proteínas en la dieta no le haría mal a nadie, pero antes de que pudiera musitar palabra, hizo un comentario acerca de mi tripa. En cuanto dijo eso, me llevé a la mano a la panza y disimulé el tratar de meterla un poco hacia adentro. “Cada uno sacrifica o deja de sacrificar ciertas cosas para estar aquí. Tú te quedas con tus cigarrillos y yo…”, se detuvo. Si seguía en esa línea de pensamiento, lo único que iba a lograr era trenzarme en una pelea con la chica. Y aunque la idea le sonaba interesante, prefería dejarlo para un tiempo después. Optó por una sonrisa tímida.

Le negó la oferta de algo para comer. Llegado a ese momento, no le extrañó. Supuso que se lo querría sacar de encima cuanto antes. Visto y considerando que no hizo escándalo, consideró que podía comerlo con tranquilidad, entonces. Desgarró un pedazo de pan y se preparó para untarle un poco del producto cárnico. En eso estaba, cuando la dama se levantó de un salto. Tratando de no demostrar mucha sorpresa, despegó lentamente sus ojos del pan untado, subiéndolos hasta verle los ojos. Su mirada era diferente. Internamente, se atajó para lo que iba a venir. “Aunque pensándolo mejor, podrías invitarme a tomar algo para asegurar mi silencio. Sí, creo que se me antoja una jarra de cerveza”. Definitivamente, no  vio venir eso. Se quedó casi estupefacto por un segundo, acto seguido de lo cual, sonrió, y poniéndose de pie, le dijo “Si eso es lo que quiere su señoría…”, y le hizo una gran pantomima de una reverencia, “Jurajajaja!”, rió abiertamente. Debería haberlo sabido. No era una marine típica. Le caía bien. Tenía mucho que aprender sobre intenciones si iba a seguir en el rubro de la justicia.

“Creo que tengo…”, mientras comenzaba a caminar hacia la puerta de la que ella había salido hace unos momentos e, inconscientemente, se ponía el pedazo de pan en la boca para comerlo “…Umfha photella em…”. Abrió su palma hacia ella, frente a él, en un claro gesto de esperar. Tragó el trozo de pan. Continuó: “Disculpá. Decía que creo que tengo una botella de contrabando en el baúl. Cerveza negra. No es como la de mi pueblo, pero es sabrosa. Si conseguís dos jarros, podemos tomarla acá arriba, ahora que se despejó, antes que desaparezca el ocaso. Sería…”. Era muy tarde para detener la frase. Se llevó la mano a la nuca y se desacomodó el cabello, como solía hacer en estas situaciones. “… Casi como una cita.”. Salió de un problema, y temía haberse metido en otro peor. Trató de apurar la situación y la incomodidad con un “Seguro que no querés un poco, no?”, extendiéndole el pan.
avatar
Hyppolite Brown
Recluta
Recluta

Mensajes : 27
Fecha de inscripción : 18/11/2014

Hoja de personaje
Profesión:
Clase:
Especializaciones:

Volver arriba Ir abajo

Re: [Pasado/Dúo]Negro sobre blanco

Mensaje por Nina Luitgard el Vie Nov 21, 2014 8:38 pm

Los brazos de Nina ahora colgaban sin energía frente a su ligeramente inclinado torso, sus cejas se arqueaban en dirección a sus ojos rojizos delatando una expresión de incredulidad.— (Con-Contrabando…) —. Sus labios finos se movieron intentando articular la palabra, pero ningún sonido escapó de su boca. Ella esperaba algo más inocente, como ser invitada a una taberna por un par de copas o algo así.
Las personas reaccionan ante eventos incluso tan pequeños como éste de variadas maneras dependiendo de su brújula moral. Esto no era algo que uno realmente pensara, más bien es una reacción que revela el tipo de personalidad que define a cada individuo. Si uno preguntara a Nina por qué no pensaba delatar a  Hyppolite, aunque estuviese frente a una autoridad superior a ella de seguro daría una respuesta honesta y despreocupada como “no tenía ganas, además el tipo me levantó el ánimo cuando no me sentía bien”, lo cual no sería mentira. Contemplar el dilema moral que implica seguir las reglas y responsabilidades o elegir proteger a un compañero son pensamientos para mentes más ávidas, la mujer dejaba que su corazón tomara sus decisiones por ella y hasta ahora le había resultado.

Mientras el otro ocupante de la azotea se encontraba aún en la puerta, murmurando y acariciando su nuca, Nina recuperó un poco de su compostura. La situación había cambiado, su consciencia ahora le decía que el hombre no era de mala intención, pero si esta era una nueva evidencia de la forma en que solía hacer las cosas entonces debía hacer algo al respecto. Afortunadamente, había aprendido una forma bastante efectiva tanto de su madre como de la de Henry.

Con un par de pasos largos y ágiles, la mujer se puso justo detrás del marine en el momento que éste se volteaba para volver a ofrecerle parte de su bocadillo. Nina observó la mano extendida hacia ella, la ignoró y cambió su atención hacia el semblante de Hyppolite, dedicándole una mirada seria y decidida, la distancia entre los rostros de ambos era ahora muy corta. Se hizo mucho más estrecha cuando ella dio otro paso hacia delante, invadiendo el espacio personal del hombre. Sin apartar sus orbes rojizos del rostro de su compañero, puso su delicada palma derecha sobre el lado derecho del pecho de éste y abrazó firmemente el brazo que se encontraba extendido con su brazo izquierdo. Cerró aún más la distancia entre ambos al punto que el pecho derecho de Nina entró en contacto con el hombre corpulento.

Las siguientes acciones se dieron en un parpadeo; la palma derecha de Nina sujetó fuertemente la camisa de Hyppolite al tiempo que su pierna derecha se movió hacia delante y a la izquierda, luego la arqueó hacia la derecha colocándola detrás de la pierna derecha del susodicho y, con una fuerte barrida, la desplazó de forma que hiciera de gancho para que el grandulón perdiera el equilibrio y cayera al suelo.
Habiendo terminado con su movimiento, Nina hizo un poco de distancia dando dos pequeños saltos hacia atrás.
Una cita, sí. Seré tu pareja de danza y mientras bailamos me contarás que otras cosas has estado haciendo a escondidas —. Con su mano derecha le dedicó un gesto de ven por mí. Se aseguraría de inducirle mejores hábitos a la fuerza.
avatar
Nina Luitgard
Recluta
Recluta

Mensajes : 68
Fecha de inscripción : 01/11/2014
Edad : 29

Hoja de personaje
Profesión: Cocinero
Clase: Arma Blanca
Especializaciones:

Volver arriba Ir abajo

Re: [Pasado/Dúo]Negro sobre blanco

Mensaje por Hyppolite Brown el Sáb Nov 22, 2014 2:19 pm


Levantando la cabeza, trató de comprender que había pasado al reconstruir los hechos. En ese momento estaba sosteniendo su peso con el antebrazo izquierdo, que logró poner frente a su cara, por reflejo. Se incorporó para ponerse en cuatro patas mientras hacía el recorrido mental de lo ocurrido.

Evidentemente, no le había gustado la idea de que hubiese cerveza de contrabando en una base de la Marina. Él se lo tomaba con tanta naturalidad, el infringir ciertas reglas que consideraba poco más que obstáculos a la vida del día a día, impuestas por la disciplina marcial, que a veces olvidaba que había sujetos que le otorgaban un peso distinto a esas normas. Recordó el significado de la insignia que cargaba. El protocolo poco le importaba. El símbolo de la gaviota era poco más que una bandera que encompasaba una misión, no muy diferente a las jolly roger. Pero en los “cómo” estaban las diferencias. Las calaveras y tibias no estipulaban ningún tipo de límites a la potencialidad. La virtud de la insignia blanca y azul era un compendio explícito de reglas respecto al comportamiento frente a los malhechores y los inocentes. Cualquier regla excedente a aquellas, poco le importaba. Y menos aún, cuando le privaba de beberse una cerveza negra después de un arduo esfuerzo, por el mero hecho de encontrarse bajo el techo de un edificio determinado.

Volviendo a lo recientemente acontecido, volvió a sorprenderse por lo fugaz del asunto. Estaba seguro que, cuando se acercó y aferró el brazo en el que le extendía la hogaza, y sintió su busto sobre su brazo, no pudo evitar sonrojarse un poco y rogar que, si se… “Emocionara”, se notase lo menos posible. Lo siguiente, fue un parpadeo.

Cuando quiso darse cuenta, estaba paralelo al suelo de la terraza, volando hacia la izquierda de la muchacha de cabellos blancos. Era diestra, sin duda. Sabía aprovechar su flexibilidad y rapidez. Había perdido reacción peleando contra ursos en el bar de Kayla, que lo único que sabían hacer era intimidar con su contextura.

Mientras estaba en proceso de acomodarse, sintió, en sincronía, subir sus niveles de adrenalina y una burbujeante furia. Esto no iba a quedar así. Cuando levantó la vista, por sobre su hombro izquierdo, masticando un acceso de bronca mayúsculo, la vio salticando hacia atrás para poner distancia. Y, con una sorna mirada le dijo “Una cita, sí. Seré tu pareja de danza y mientras bailamos me contarás que otras cosas has estado haciendo a escondidas”, mientras lo invitaba con la mano.

Era obvio. No podía enojarse con ese monigote. Tanta dignificación y distancia para terminar subiendo temperatura y haciendo juego de manos por una cerveza. Hizo un intento consciente por reprimir una sonrisa franca. Optó por una media sonrisa, a medida que se ponía de pie y se sacudía el pantalón gris ratón. “Hey, esto va a dejar un moretón!”, dijo, arremangándose la manga izquierda y mirando su antebrazo. “Negro sobre blanco, va a quedar... Vamos a ver si puedo hacer lo mismo”, exclamó, subiendo una ceja y sacándose el abrigo que tenía ya, sobre los hombros.
En un tranco, cerró la distancia, acto seguido, tiró hacia su interlocutora su abrigo. El siguiente paso ya estaba dado. Era tan alta como él, pero debía pesar poco más de la mitad que él. Aprovechándose de eso, se abalanzó sobre ella, embistiéndola y abrazándola con ambos brazos a la altura de la axila derecha (cuyo brazo estaba extendido) y del codo izquierdo. Tenía la certeza de no querer lastimarla, iba a procurar amortiguar la caída sobre su propio cuerpo, si lo hiciese sobre el de la chica, podría ser un incordio.

Desde Guillaume que a alguien se le ocurría hacerle frente así. Eso se estaba poniendo divertido. Sólo esperaba que ningún superior se le ocurriera aparecerse mientras estaban en este entretenimiento. Iba a ser una situación dificil de explicar.
avatar
Hyppolite Brown
Recluta
Recluta

Mensajes : 27
Fecha de inscripción : 18/11/2014

Hoja de personaje
Profesión:
Clase:
Especializaciones:

Volver arriba Ir abajo

Re: [Pasado/Dúo]Negro sobre blanco

Mensaje por Nina Luitgard el Sáb Nov 22, 2014 6:38 pm

Los ojos rojos de Nina brillaban en medio del ocaso cual llamas, en ellos se encontraban reflejados cada uno de los movimientos de su oponente, quien en ese momento se estaba poniendo de pie. Sin quitarle la vista de encima se puso en preparación para recibir el contra-ataque, la mujer colocó su pie dierecho un paso más hacia atrás, colocando su torso de lado lo cual era una técnica para hacerse un blanco más pequeño. Ambas manos se encontraban abiertas y relajadas, con el lado de las palmas apuntando hacia arriba. Su brazo izquierdo se encontraba ligeramente extendido contrario al derecho, el cual estaba ligeramente retraído junto a su pecho.

El hombre comenzó a divagar sobre la magulladura en su brazo izquierdo, pero eso no fue suficiente para romper la concentración de Nina. Eran pocas las cosas donde ella era realmente buena y podía proceder sin torpezas, por lo que al hacerlas siempre se las tomaba muy en serio; pelear era una de ellas.
El hombre comenzó a quitarse el abrigo acto ante el cual su cuerpo se tensó en preparación. Hyppolite cerró la distancia entre ambos tan rápidamente como su cuerpo corpulento le permitió y arrojó su saco sobre ella para bloquear su visión. Desgraciadamente para su oponente, se encontraba frente a alguien que había atendido mesas en una taberna concurrida por todo tipo de maleantes durante años. Ella se encontraba más que familiarizada con los trucos sucios que se solían usar en peleas de bar por lo que pudo responder acorde. Usando su pie derecho como epicentro, giró su cuerpo unos sesenta grados hacia la izquierda, poniéndose ligeramente de espaldas hacia el enemigo, pero con su vista siempre fija en él. La falla detrás de la táctica de Hyppolite era que las acciones de su contrincante también se verían obstruidas para él.

El saco pasó de largo junto a Nina y detrás venía su oponente extendiendo sus brazos para atraparla, pero ella ya no se encontraba directamente frente a él si no ligeramente a su izquierda, brindándole el espacio suficiente como para reaccionar. La mujer se agachó ligeramente sobre su pierna izquierda y extendió su derecha en dirección al pie izquierdo de Hyppolite, trancarlo mientras se encontraba cargando contra ella debería hacer que la fuerza cinética fuera suficiente para despegarlo del suelo. Alzó sus manos para atrapar el brazo izquierdo de su oponente, el cual se encontraba ya lastimado, realizando un candado a su alrededor y entonces tiró de él para aumentar aún más la velocidad a la que se desplazaba. El movimiento acabó con Nina utilizando su espalda como punto de apoyo para realizar un lanzamiento, a pesar de que Hyppolite era mucho más pesado que ella, el momentum le permitía hacer este movimiento sin poner mucho esfuerzo sobre su más pequeña y delicada forma, lo cual debería acabar en su enemigo volando por los aires.
avatar
Nina Luitgard
Recluta
Recluta

Mensajes : 68
Fecha de inscripción : 01/11/2014
Edad : 29

Hoja de personaje
Profesión: Cocinero
Clase: Arma Blanca
Especializaciones:

Volver arriba Ir abajo

Re: [Pasado/Dúo]Negro sobre blanco

Mensaje por Hyppolite Brown el Dom Nov 23, 2014 6:00 pm

Algo le decía que no era la primera vez que la muchacha veía ese truco. No se engañaba, tampoco, era uno de los trucos más viejos de la historia, pero para el pequeño juego que venían llevando a cabo, podría servir. Sus ojos, probablemente. En cuanto le dio impulso al abrigo para arrojárselo, no se inmutaron. Eso pudo reconocer. Lo que se perdió a su vista, fue el cambio de posición de su interlocutora, que se desplazó hacia su izquierda, haciéndolo seguir de largo con su embestida.

Lo que es más, esa esbelta jovencita logró, en ese movimiento, y con su abrigo entre ellos dos, poner su pie para hacerlo tropezar, asirle por el brazo, y, utilizando la fuerza centrífuga y su carrera, apoyándolo sobre su dorsal, impulsarlo hacia su izquierda de manera violenta. Había subestimado las capacidades de esta chica. Podía tener un buen futuro en la Marina, seguramente. A los rangos altos le gusta ese temperamento.

La traba en los pies lo hizo trastabillar, y la técnica de la muchacha lo impulsó unos metros más allá, hasta dónde llegó buscando equilibrio y tratando de recomponer su verticalidad, entre tropiezos. La técnica era buena, pero la diferencia de complexión era demasiado grande. Vencer la fuerza de gravedad por sobre ese cuerpo, que excedía la centena en peso, no era cosa fácil. Al darse vuelta para enfrentarla, la contempló, totalmente decidida a continuar el encuentro. Seguir en esa dinámica sólo podía traer problemas. Tener que explicar una lesión, en este contexto, era más molestia que la que podría haber buscado al escabullirse a la terraza. Y si las cosas seguían su curso, no podía asegurarse mantener tranquilo a su genio y controlar su fuerza como es debido. Decidió abandonar el fútil ejercicio.

Suspiró, con una elevación de la caja torácica. Se sacudió un poco, y arregló su ropa. “Bueno, creo que fue suficiente diversión por hoy, señorita”. Una sonrisa amable decoraba su rostro. Miró al horizonte. El cielo se había tornado en un violáceo, augurando la llegada de la noche, mientras brillaban los últimos haces de luz solar. “No le queda mucho al sol, y no me gustaría que nos encuentren de noche vagando por acá” . Con calma, recogió su saco del piso, lo golpeó un poco para sacarle cualquier rastro de polvo y lo colgó sobre sus hombros, hizo unos pasos más, para levantar la hogaza de pan, al cual hizo lo mismo que con el saco, previo a darle un buen mordisco, y más allá, encontrar el leberwurst. Dándose vuelta hacia ella, arrancó un buen trozo de pan y dividió del leber cerca de un tercio del embutido, y los dejó sobre el asiento sobre el que estaba sentado. “Supongo que deberá estar ocupada con tareas para la cena, si es que no terminaron, ya, así que no la molesto más. Si este... Baile, le dio algo de hambre, le dejo esto, espero que le guste. Si no, déselo a alguien más, o sáquelo de aquí, puede traer alimañas” .

Se dirigió hacia la puerta entreabierta, que conducía hacia la escalera.  Unos pasos antes  del dintel, giró su torso, y mirando sobre su hombro le dijo “Bueno, tengo que irme. En cualquier momento van a llamar para la cena y tengo un amiguito que debe estar esperándome. Espero…”. A su habitual semblante alegre, lo cruzó una sombra de duda.  Caviló brevemente. Y sin completar la frase, remató “Que le vaya bien, marine” al tiempo que llevaba su mano libre paralela al piso, para que sus dedos hagan contacto con su frente. Dicho esto, volvió a dirigirse hacia el frente y atravesó la abertura.

A medida que bajaba, pensando en lo nervioso que estaría Baboo viendo que se acercaba su horario de comer, recordó sus razones para alistarse en la Marina. Y, masticando un pedazo de pan con leber untado encima, sumaba un nuevo indicio a la pregunta con la que convivía desde que se unió, acerca de si la única diferencia, aparte de la que a él le importaba, entre la Marina y los piratas, eran los colores de sus banderas.
avatar
Hyppolite Brown
Recluta
Recluta

Mensajes : 27
Fecha de inscripción : 18/11/2014

Hoja de personaje
Profesión:
Clase:
Especializaciones:

Volver arriba Ir abajo

Re: [Pasado/Dúo]Negro sobre blanco

Mensaje por Nina Luitgard el Lun Nov 24, 2014 11:46 am

Su oponente no radiaba hostilidad,  algo confundida Nina dejó escapar un poco la tensión de su cuerpo. Por más decidida que estuviese no podía intercambiar golpes con alguien que no mostrase voluntad para pelear, sin embargo, mientras pensaba en ello y era distraída por las acciones de Hyppolite no podía evitar sentir que olvidaba algo.
Luego de arreglar sus ropas y dejar un bocado quizás en ofrenda de paz, el hombre corpulento se marchó de la azotea no sin antes dar un cordial saludo, dejando a la mujer allí sola.

La recluta no ignoró a su oponente adrede, se encontraba de brazos cruzados intentado identificar la fuente de aquella sensación. De manera casi involuntaria, su mano izquierda se dirigió al bolsillo donde tenía sus cigarrillos para comenzar con el ritual al que estaba habituada cuando necesitaba pensar. Colocó el cigarro entre sus labios y alcanzó el encendedor para prenderlo, pero antes de hacerlo sintió como si un relámpago la hubiese golpeado.
Con-Contrabando… —. Pronunció la palabra como si estuviese hipnotizada y el cigarrillo cayó desde su boca al suelo. Sus ojos se encendieron en llamas y salió disparada de la azotea con el objetivo de alcanzar a Hyppolite.

No demoró mucho en alcanzarlo, el hombre iba masticando su bocadillo y parecía distraído, pensando en otra cosa. Nina apuntó a su cabeza y le lanzó un puñetazo mientras el hombre seguía de espaldas. Aunque más que un puñetazo se podría decir que era un coscorrón algo extremo, no había intención de infligir daño, al menos no demasiado.
¡Debes comportarte mejor! —. Nina relajó su rostro y bajó su puño el cual aún se encontraba alzado. Se permitió un pequeño suspiro y hablo en un tono un tanto más preocupado.— Algunos de nuestros superiores son unos verdaderos monstruos, ¿sabes? —. La mujer se encogió de hombros.— Algunos se toman la justicia mucho más a pecho que yo y te convertirían en una pila de carne si te descubrieran—. La mujer se cruzó de brazos y trabó miradas con su interlocutor esperando que su mensaje hubiese sido comprendido y aguardando por la respuesta de éste.
avatar
Nina Luitgard
Recluta
Recluta

Mensajes : 68
Fecha de inscripción : 01/11/2014
Edad : 29

Hoja de personaje
Profesión: Cocinero
Clase: Arma Blanca
Especializaciones:

Volver arriba Ir abajo

Re: [Pasado/Dúo]Negro sobre blanco

Mensaje por Hyppolite Brown el Vie Nov 28, 2014 4:43 pm


“¿Hay una palabra para algo que uno suponía que iba a pasar, pero que le sorprende cuando sucede finalmente?” era la pregunta que rondaba en su cabeza mientras se sobaba la parte de atrás de la misma, tratando de ensordecer el dolor. Algo en él sabía que iba a buscarlo y sabía que no iba a ser en el mejor de los talantes. Demonios, parecía que en esa mujer no cabía la posibilidad de un buen talante. El golpe que le asestó en la nuca hizo que se le atragantara el bocado que iba masticando, asi que comenzó a toser intensamente, mientras se apoyaba en la pared, al pie de la escalera.

Ella le dijo algo acerca de su comportamiento. Él, con los ojos enjugados en lágrimas causadas por la reacción corporal al atragantarse, miró por encima de su hombro. Estaba esperando otra andanada de agresión de su parte, sentía que no conocía de ella más que eso y su afición por el cigarrillo. Súbitamente, ella se despachó con un gran sermoneo: “Algunos de nuestros superiores son unos verdaderos monstruos, ¿sabes? Algunos se toman la justicia mucho más a pecho que yo y te convertirían en una pila de carne si te descubrieran”.

Era suficiente. No podía soportarlo más. Esa chica había puesto en palabras el dilema que venía intuyendo desde su enlistarse, con un total desparpajo y seguridad en sus palabras. Su cara se transfiguró y todo fue un frenético torrente de emociones, por lo que no podría, luego, asegurar que forma tomaron sus facciones, pero podría jurar que eran pocas las veces que su ceño se había fruncido tan profundamente. Tuvo un subidón de rabia. Pero, inmediatamente, recordó la escena anterior. No podía llevar hacia ese lado la charla con esta niña, porque rápidamente se volvería una conversación de sordos. Hastiado en este ir y venir de pensamientos, se puso de frente a ella. Fijándole la vista inyectada en sangre, tiró lo poco que quedaba de su bocadillo al suelo, y la misma mano, la cerró en un puño, enderezó el dedo índice, el cual quedó apuntando hacia arriba, y  la puso delante de sí mismo.

“Escúcheme, señorita, y quiero que me escuche atentamente y con la certeza de que no trato de ofenderla a usted ni a sus principios”. Estas palabras fueron dichas en un tono amenazante, cuanto poco, pero que dejaba entrever lo turbado que se encontraba quien las había expelido. Los hombros del hombre se convulsionaban, bajo el abrigo, a causa de las profundas respiraciones acompasadas. “Aquello que usted dice es totalmente cierto, pero ¿Sabe qué?” . De repente, el hombre pareció volver a su acostumbrada calma, y aunque el ceño seguía presente, había tomado un semblante de seriedad y ya no de enojo. Al mismo tiempo, bajó la mano y dio medio paso para atrás, para acompañar al brazo que bajaba. Esta calma era señal de que había encontrado lo que quería decir hacía mucho tiempo, y alguien a quién decírselo, fuera cual fuera la consecuencia.

Con voz más grave que lo normal y mucho menor volumen de lo habitual, remarcando lo íntimo del asunto, y manteniendo la mirada sobre su interlocutora, pronunció sin detenerse: “Yo tengo muy en claro qué vengo a hacer a este lugar. Justicia es proteger al inocente. Y no ser un caballero de poca monta para reglas que, no sólo no tuve opción al momento de elegirlas, sino que no hacen más que clavarse en mi costado a cada paso que doy. Así que no me hable de tomarse la justicia a pecho, porque tengo la certeza de poner mi vida en la línea, por proteger lo que debe ser protegido. Y si a este hatajo de pagados de sí mismos que conforman todas las autoridades que tengo por sobre mi cabeza no les gusta, pues que me echen”. Una vez dicho esto, cayó en la cuenta de lo dicho y de las implicancias del asunto, y, dejando colgar su cabeza en resignación y mirando a un costado, terminó con “O que me maten. Porque, al fin y al cabo, parece que todos tenían razón, y que soy escoria.”.

Poco a poco, su respiración fue tomando un ritmo normal. Y unos segundos después, se decidió a levantar la vista, inquisitiva, para volver a enfocarla en la muchacha que tenía frente a sí.
avatar
Hyppolite Brown
Recluta
Recluta

Mensajes : 27
Fecha de inscripción : 18/11/2014

Hoja de personaje
Profesión:
Clase:
Especializaciones:

Volver arriba Ir abajo

Re: [Pasado/Dúo]Negro sobre blanco

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.